La primera R es la de Reducir. Si lo piensas un poco antes, hay montones de cosas que no necesitas. No hace falta que imprimas todos tus documentos o tus fotos; ni que dejes las luces o la televisión encendidos cuando no los estás usando. Si lo haces reducirás el uso de papel y de energía, así ayudarás a que haya menos contaminación. Y esto son solo unos pocos ejemplos. La segunda R es la de Reutilizar. Cuántas cosas podemos usar muchas veces en vez de tirarlas una vez que las hemos usado? Podemos darles una segunda vida útil, ¿no te parece? Por ejemplo, una hoja de papel que solo tiene una cara impresa, una botella de plástico, una caja de cartón… con un poco de imaginación estoy segura de que vas a crear montones de cosas nuevas, útiles y divertidas si cuentas con niños en casa.  Cuando vas al supermercado puedes llevarte una bolsa para las compras en vez de usar las bolsas desechables que allí te dan. Así reduces el uso del plástico que es muy contaminante. 
La última R es la de Reciclar. Ahora es más fácil que nunca reciclar las cosas que ya no necesitamos para que muchas vuelvan a convertirse en productos útiles. Infórmate de los lugares donde puedes depositar tus residuos limpios y separados. Si tienes este hábito, evitarás la contaminación del suelo y de la atmósfera.
Y recuerda: si usas la Regla de las Tres Erres vas a conseguir un planeta más limpio, más sano y vas a ahorrar!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>